La broma del huevo

Este padre decide jugarle una broma a su hijo, para lo que utiliza dos huevos. A uno le saca todo lo de adentro, y al otro lo deja tal y como estaba. Después llama su hijo para decirle que “le va a enseñar un truco de magia”.
El niño emocionado, escucha cómo hacer el truco, que palabras mágicas debe decir y mira cómo su padre estrella el huevo en su cabeza sin mancharse de nada.
Después toca el turno del chico, al cual no le sale como el esperaba.

Parece ser que este es un auténtico “trolldad”, trolleando a su hijo desde pequeño.