El juego de los deseos

pide un deseo y arruina el del otro con comentarios