Goku y su extraña costumbre de morder a sus enemigos