El ya famoso ¡No wey!

Este video ya es un clásico en la red, pero aun le seguimos rindiendo tributo al aventurero Edgar, ustedes pueden ver al habilidoso muchacho cruzando un arrollo por un par de troncos, pero a medio camino se encuentra con algunas complicaciones.

La complicación mas importante es su primo al cual se le ocurre que es gracioso comenzar a mover los troncos porque Edgar no se apura, entonces el pequeño Edgar no puede con tantas dificultades y termina rindiéndose, se vence y cae al arrollo, la verdad es muy gracioso verlo gritar y decir tantas malas palabras en menos de 1 minuto, que jaladas encuentras en la red.