Las alas

Dice la Azafata:

– ¡Se nos quemaron las alas!

Y todo el mundo empezó a gritar… y la azafata dice:

– ¡Tranquilos quedan muslitos y pechugas!